Y un día, apareció Kyrgios: «Me llevó 27 años mostrar mi talento»

Por Nico Quércia - 5 de septiembre, 2022
nick-kyrgios-us-open-feliz
Foto de @USOpen

Nick Kyrgios, el tenista que prometía y no cumplía. Hasta ahora. El australiano volvió a dar un golpe, quizás el más importante de su carrera en el US Open. Derrotó al número 1 del mundo, Daniil Medvedev, para avanzar a cuartos de final en el Abierto de Estados Unidos. Kyrgios mostró un tenis brutal, como suele acostumbrar, pero además gran compostura para evitar los momentos de frustración y no desenfocarse. Ese ha sido el gran cambio de Kyrgios desde la gira de hierba en la que llegó a la final de Wimbledon. Y al fin puede cumplir con todo lo que amenazaba desde sus inicios.

«Estoy contento de que finalmente puedo mostrar mi talento a Nueva York», dijo Kyrgios a pie de cancha luego de su triunfo. «No he jugado un gran tenis en el pasado aquí, pero me alegra poder mostrar mi trabajo y dedicación finalmente… me llevó 27 años», bromeó Nick. Es que el australiano siempre negó su propio potencial con falta de disciplina. Pero este año hizo un clic. «Qué lugar para hacerlo. ¡Casa llena en Nueva York!. Quiero llegar hasta el final. Ojalá sea posible», deseó el finalista de Wimbledon.

Da el golpe: Kyrgios saca a Medvedev del US Open y lo deja sin número 1

Luego, en diálogo con ESPN, Kyrgios analizó las claves de su victoria ante Medvedev. Un partido que ganó, llamativamente, con su devolución más que con su saque. «Fue una gran actuación. Nos vimos hace poco. Noté algunos patrones en su servicio. Fui muy agresivo en el tercer y cuarto set. Devolví muy bien», explicó el australiano.

Tras bajar a Medvedev, Kyrgios queda como un claro favorito al título. Pero él no se engaña. «Hay un montón de grandes jugadores en el cuadro, Nadal, Tiafoe, Khachanov, Ruud. No voy a pensar en el trofeo todavía», sostuvo el australiano, que parece estar en el estado mental adecuado. Aunque igual, se permite soñar. «Hay tres partidos duros delante de mí. También tengo dobles. Tengo que cuidar de mi cuerpo y hacer todo bien».

Nico Quércia 
"