La odisea de Fede Coria para jugar en Wimbledon: «Dormí cuatro horas»

Por Nico Quércia - 27 de junio, 2022
federico-coria
Foto de ATP Tour

Federico Coria quedó eliminado de Wimbledon 2022 en su presentación ante el checo Jiry Vesely por 6-3, 6-2 y 7-6(3) tras una larga odisea. El argentino había jugado el domingo la final del Challenger de Milán, donde se consagró campeón. Pero el destino y la organización del Grand Slam le jugaron una mala pasada. De competir el domingo en polvo de ladrillo, pasó a jugar el lunes en césped con menos de 24 horas de adaptación. Lógicamente, poco pudo hacer y cayó derrotado, aunque dio batalla.

A mucho puede parecer extraño que un tenista entre los 100 mejores del mundo decida jugar un Challenger en otra superficie antes de Wimbledon, pero Coria tiene una explicación. «Tengo 30 años, me metí en el circo de los top 100 que es cuando uno deja de tener deudas a los 28 años. Tengo que ser muy estratégico con mi entrenador para ver en qué se manas me conviene jugar Challenger y otras ATP. Tomamos la decisión de jugar en polvo de ladrillo y pudimos ganar», justificó el argentino en diálogo con Radio La Red.

Fede Coria, campeón de un challenger en arcilla un día antes de Wimbledon

El problema para Fede fue que no tuvo nada de tiempo para al menos practicar un poco en césped antes de jugar en Wimbledon, ya que salió a la cancha este lunes en el segundo turno. «Llegamos acá a las 4 de la mañana y el torneo nos puso muy amablemente a jugar», dijo irónicamente Coria. «Dormí cuatro horas e hice lo que pude. No le pude leer un saque, es todo diferente. Las pelotas son muy pesadas, no la veo. Me encantaría tener 20 años y dedicarle cuatro semanas al césped, pero ya tengo 30 y debo ser más estratégico».

Pese a la derrota temprana, Coria se fue feliz por haber estado aunque sea unas horas en Wimbledon. «Estoy disfrutando mucho de estar en torneos a los que venía de chico a acompañar a mi hermano (Guillermo). Nunca me imaginé llegar a donde estoy, la maduración me llegó de más grande. Entro al vestuario y está Nadal, imaginate cómo estoy».

 

Nico Quércia 
"