ATP Finals: Rublev derrota a Medvedev en un final dramático y espectacular en Turín

Por Nico Quércia - 14 de noviembre, 2022
andrey-rublev-atp-finals
Foto de @ATPTour

Andrey Rublev superó a Daniil Medvedev en el debut de ambos en las ATP Finals, el torneo que reúne a los ocho mejores tenistas del año en Turín. En un desenlace dramático, Rublev ganó en tres sets: 6-7(7), 6-3 y 7-6(7). En un duelo con idas y vueltas, donde los dos tuvieron más aciertos que errores, todo se resolvió en un tie-break final espectacular en el que Medvedev llegó a salvar cuatro match points con tiros increíbles. Pero Rublev fue el ganador en un match point superlativo.

Medvedev y Rublev jugaron el partido más reñido en lo que van de las ATP Finals 2022. Los rusos se conocen desde pequeños y son buenos amigos, por lo que el duelo se tornó parejo y se resolvió por detalles. En el primer set, Rublev fue superior. Tomó el primer quiebre y sacó para set, pero a la hora de cerrarlo, flaqueó. Tanto que desperdició siete set points. Y en el tie-break, cuando Medvedev tuvo su primera oportunidad de ganar el set, la tomó.

Habitualmente, en estos casos Rublev estalla y pierde la cabeza. Pero esta vez mantuvo la compostura y siguió dominando el juego. En el segundo set, marcó la diferencia y la mantuvo hasta quedarse con el parcial. En el tercero, los dos mantuvieron sus juegos de saque con buen rendimiento al servicio. Y todo se definió, como era de esperar, en el tie-break.

En el desempate, Rublev volvió a ser el jugador más agresivo, saliendo a buscar los puntos con su derecha. Tomó la primera ventaja para quedar 4-2 y la estiró con un error de su rival y un buen saque para quedar triple match point. Medvedev defendió el primero con una gran volea y el segundo con un ace. Y en el tercero ganó el punto del partido tras un rally interminable que terminó en la red. El ex número 1 del mundo salvó un cuarto match point con un gran saque. Y estiró una definición dramática.

Pero en el quinto, finalmente, Rublev pudo ganar el partido en otro punto interminable, de 36 golpes, que acabó con una derecha genial. El ruso pudo desatar así su festejo loco en Turín consiguiendo uno de los mejores triunfos de su carrera.

Nico Quércia 
"